Una efectiva inserción de los millenials, una de las discusiones vigentes.

Un debate que sigue siendo un desafío vigente  es cómo impacta el ingreso a las organizaciones de  las nuevas generaciones de colaboradores, compuesta por las generaciones X (millenials), Y y Z, que representan el 30% de la población, según una encuesta de Ipsos.

Las organizaciones están siendo puestas en crisis por este fenómeno, ya que los jóvenes cuestionan lo que las empresas presentan como formas y condiciones de trabajo establecidas.

“Desde nuestra experiencia vemos cómo muchas gestiones de  RR.HH. que se enfocan en  tratar de re-educar, de re-socializar y cambiar las mentalidades de los nuevos jóvenes ingresantes para que se moldeen y disciplinen a la manera que la organización propone. Esto representa un elevado desgaste, una significativa carga de tiempo y un importante costo económico, con resultados negativos”, evalúa Patricia Cerutti, de Consultores de Empresas.

Ante esto, ¿cuál es la mejor propuesta para la integración? “Definitivamente, hay buscar un punto de encuentro entre lo que la organización ´es´, lo que el mercado va requiriendo con cambios cada vez más vertiginosos y lo que las nuevas generaciones pueden aportar, no desde su experiencia, pero sí desde su frescura para animarse a lo nuevo, de su osadía para proponer nuevas miradas y  de sumar ese plus de creatividad necesaria para el crecimiento”, concluye Cerutti.

COMPARTIR
Sol Aguirre
Lic. en Comunicación Social. Redacción en Punto a Punto. Tw: @sol_aguirre Mail: solaguirre@papcordoba.com Cel: 351 156859453