-¿Cuáles son los aspectos más importantes que tiene que tener un consultor?

-Poseer competencia técnica, actuar de acuerdo a los intereses del cliente y hacerlo con imparcialidad y objetividad. Garantizar confidencialidad y actuar de acuerdo a ciertas normas éticas vinculadas a honorarios e impactos sociales de sus intervenciones. Éstos son los aspectos comúnmente aceptados internacionalmente por la consultoría como profesión.

Para generar impactos efectivos a través de la consultoría se requiere además una combinación de experiencia y capacidad de conceptualización en modelos analíticos. Lo primero sin lo segundo suele no funcionar.

-¿Y en el caso de las empresas de consultoría?

-En una empresa de consultoría es esencial la capacidad para transformar servicios a medida, “artesanales”, ligados al talento de personas claves, en productos metodológicamente sólidos y con procesos replicables. De lo contrario, no es posible lograr escala suficiente para sostener una estructura empresarial.

-¿Qué importancia tiene la medición de resultados en la consultoría?

-Cada vez tiene mayor importancia porque la gran cantidad de opciones de consultoría hace necesaria, para potenciales clientes, una especial atención sobre los resultados de cada alternativa. Esto es algo complejo, porque generalmente los resultados dependen de factores no controlables.

-¿Hacia dónde mutó la consultoría en esta última década?

-Es difícil generalizar, porque existen tantos tipos de consultoría como problemáticas de las organizaciones y disciplinas involucradas. Una novedad ha sido la aparición de nuevas temáticas de consultoría, como contenidos digitales y redes sociales, gestión de big data y modelos predictivos, o gestión del conocimiento y los procesos de innovación. Otra novedad ha sido, no la creación, pero sí la expansión de modelos colaborativos de consultoría entre pares, como Vistage y G100 Argentina.

-¿Cómo es la consultoría “que viene”?

-Se viene la consultoría interdisciplinaria para ayudar a las empresas a adaptarse a la denominada “Cuarta Revolución Industrial”, que impulsará nuevos modelos de negocios a partir de la aplicación de tecnologías como inteligencia artificial, impresión 3D, nanotecnología, biotecnología, entre otras, en especial la tecnología Blockchain, asociada a Bitcoin, que modificará la lógica de hacer negocios en muchos sectores, excediendo su uso en el terreno de pagos electrónicos. También debería tener gran desarrollo la consultoría para crear y fortalecer culturas innovadoras dentro de las organizaciones.

-¿Qué está ocurriendo en el terreno de la consultoría económica?

La economía ha sido un ámbito de muy poca innovación en modelos de negocios de consultoría. El modelo habitual viene casi sin cambios desde los ’70.

Hay un enorme potencial de innovación, especialmente en generación de estadísticas que permitan comprender y simular el funcionamiento de cada sector, en aplicación de econometría, modelos de simulación y análisis de escenarios para medir impactos de decisiones alternativas en las empresas, en análisis de modelos de negocios en la economía digital para guiar la adaptación de las empresas y en contenidos multimedia para transmitir a quienes tienen que tomar decisiones en una economía tan volátil.

El consultor, en números

Años de trayectoria: 20.

Clientes: 38 clientes durante el último año.Entre ellos,la Cámara de Industriales Metalúrgicos y de Componentes, la Cámara Empresaria de Autotransporte de Cargas, la Cámara Empresarial de Desarrollistas Urbanos, el Córdoba Technology Cluster, el Foro de la Construcción Privada, la Cámara Argentina de la Construcción, la Cámara Argentina de Centros de Contacto, Embotelladora del Atlántico, Ecogas, OSDE.

COMPARTIR
Sol Aguirre
Lic. en Comunicación Social. Redacción en Punto a Punto. Tw: @sol_aguirre Mail: solaguirre@papcordoba.com Cel: 351 156859453